Más sobre Botox

  • La toxina botulínica es una proteína que ayuda a frenar los espasmos musculares. Los espasmos musculares son causados por mensajes químicos que son enviados a los músculos desde los nervios. Estos mensajes le indican a los músculos que se contraigan, es decir que se pongan tensos.